FAQ


¿Las latas de atún contienen metilo de mercurio?

Prácticamente todo el pescado y demás alimentos naturales provenientes del océano, contienen pequeñas cantidades de metilo de mercurio, debido en parte a la actividad volcánica bajo del agua. Pero la cantidad en una lata de atún es extremadamente baja. De hecho, en Estados Unidos, tanto la Administración de del Alimentos y la Drogas (FDA por sus siglas en inglés) como la Agencia de Protección al Ambiente (EPA por sus siglas en inglés) emitieron nuevos avisos sobre la mejor forma de limitar el metilo de mercurio en la dieta, ambos creando conciencia de que el atún enlatado se encuentra entre los pescados de mayor consumo, cuyo nivel de metilo de mercurio está muy por debajo del máximo permitido. Las conservas de atún enlatadas que se producen y comercializan en México están fabricadas cumpliendo estrictamente la NOM-084 (Especificaciones de Información Comercial y Sanitaria para Productos de Atún) emitida por la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía, así como la NOM-028-SSA1 (Especificaciones Sanitarias. Productos de la Pesca) de la Secretaría de Salud, las cuales concuerdan con las normas internacionales equivalentes más estrictas, incluyendo las de la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos y por tanto, son alimentos sanos y seguros que además de ser una importante fuente de proteínas, tiene efectos muy positivos para la salud de los consumidores. La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) muestrea y analiza de manera continua el atún enlatado que está en el mercado.

¿Es necesario que las mujeres que no están embarazadas, o en periodo de lactancia limiten su consumo de pescado?

La recomendación emitida por la FDA y la EPA sólo está emitida para mujeres embarazadas, mujeres en periodo de lactancia, mujeres que buscan embarazarse próximamente, y niños pequeños.

 

Para el resto de la población, como hombres de cualquier edad, mujeres que no contemplan  embarazarse próximamente y niños que ya no están en periodo de lactancia, el gobierno sumado a varios grupos enfocados a la salud pública, recomiendan a la gente comer más pescado, no menos. Esto es en especial cierto para atún enlatado, que representa una excelente fuente de proteína magra y algunas vitaminas y minerales esenciales, y además, es muy accesible. Por otro lado, el atún enlatado es benéfico para la salud cardiaca, pues contiene omega-3 que ayuda a disminuir tanto la presión arterial como el colesterol. Por estas razones, los expertos de la salud, incluyendo a la Asociación Dietética Americana y la Asociación Americana del Corazón recomiendan comer de dos a tres raciones de pescados y mariscos a la semana, incluyendo atún enlatado.

¿Cuáles son las nuevas recomendaciones que promueve el gobierno de los Estados Unidos con respecto al pescado en las dietas, y a quién están dirigidos?

El 19 de marzo de 2004, tanto la FDA y la EPA emitieron una recomendación conjunta enfocada solamente a mujeres embarazadas, mujeres en periodo de lactancia, mujeres que buscan embarazarse y niños pequeños. La recomendación estipula que “las mujeres y niños pequeños en general deben incluir pescados y mariscos en sus dietas, debido a sus múltiples beneficios para a la salud”. Para ayudar a las madres recientes y mujeres embarazadas a encontrar pescados con bajos niveles de mercurio, la FDA y la EPA han identificado cinco tipos de pescado de consumo general con muy bajos niveles de mercurio: camarón, salmón, carbonero, bagre y atún enlatado. De acuerdo a las recomendaciones gubernamentales, mujeres embarazadas, en periodo de lactancia, o en busca de embarazarse, al igual que niños pequeños pueden comer hasta 12 onzas o 340 gramos por semana de estos pescados. Por lo general las raciones de atún enlatado son de 120 gramos.

Categoría: FAQ

¿No sería más seguro dejar de comer pescado del todo durante el embarazo y periodo de lactancia?

En lugar de ser más seguro, lo que se estaría ocasionando con esta actitud es que se desaprovechen los beneficios provistos por el pescado, como son los ácidos grasos omega-3, tan necesarios para el sano desarrollo de los fetos y niños pequeños. La nueva recomendación emitida por la FDA y la EPA se debe gran parte al papel tan importante que juegan los pescados y mariscos en la alimentación de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. De acuerdo a la misma, “Los pescados y mariscos son una parte importante de una dieta saludable… Por lo tanto, mujeres y niños pequeños en particular deben incluir pescados o mariscos en sus dietas, debido a los varios beneficios nutricionales”.

¿Cuánto tiempo puede durar el atún enlatado en la alacena?

Los productos enlatados del mar, pueden ser almacenados durante mucho tiempo, siempre y cuando las latas no estén golpeadas, abolladas, o estén ligeramente abiertas. Es importante verificar la fecha de caducidad de la lata, para ver si todavía está en condiciones de ser consumido.  Se podría afectar el sabor, en periodos de tiempo muy largos, especialmente si se almacena en condiciones adversas. Por ejemplo, los productos almacenados pueden dañarse si se exponen a temperaturas muy elevadas, lo ideal es almacenarlos con una temperatura templada. Se recomienda no almacenar una lata por más de dos años, además de que una vez que se abra, no es recomendable, ponerla en refrigeración, lo ideal es guardar el producto restante dentro de un molde de plástico o de cristal, y refrigerar por no más de 2 días para que el atún no pierda ningún nutriente.

¿Cuáles son los beneficios de comer atún enlatado?

El atún enlatado es un excelente recurso con alto grado de proteínas, vitaminas, minerales y es bajo en grasas saturadas. El atún enlatado es una buena fuente de nutrición. Las mujeres que están amamantando, las que están o planean salir embarazadas pueden comer hasta 6 onzas de atún u otro pescado cada semana.

Los niños menores de 6 años de edad pueden comer hasta 3 onzas de atún u otro pescado cada semana. Para mayor información visita nuestra sección de nutrición que se encuentra en el menú.

¿Qué es el mercurio?

El mercurio es un elemento básico de la naturaleza que se encuentra naturalmente en el aire y en el agua. Es también un subproducto de la actividad industrial. En la naturaleza, el mercurio es emitido a la atmósfera, a través de la erosión del suelo, erupciones volcánicas, minería, productos fósiles, etc.

En el agua de mar, el mercurio proviene usualmente de emisiones volcánicas submarinas. Estudios científicos estiman que la mayoría del mercurio que se encuentra en el ambiente proviene de fuentes naturales y los niveles del mismo se han mantenido a través de los años.

¿En qué se basan las nuevas recomendaciones gubernamentales que se refieren al consumo de pescados y mariscos?

Las recomendaciones emitidas por la FDA y la EPA se basan en un factor de seguridad de 10, que significa que si mujeres embarazadas o en periodo de lactancia siguen este consejo, los niveles de mercurio que estarían consumiendo van a ser, como máximo, una décima parte del nivel más bajo conocido que puede generar riesgos a la salud.

 Este es el nivel más conservador emitido en el mundo.

¿Es adecuado que los niños consuman atún enlatado?

Por supuesto que sí. Este es uno de los productos más saludables que un niño en crecimiento puede ingerir. La razón se debe a que además de tener niveles de mercurio muy por debajo de la cantidad estandarizada, es una excelente fuente de proteínas fáciles de digerir por cualquier persona, incluyendo jóvenes, adultos y personas de la tercera edad.

El atún enlatado es también bajo en calorías y en grasas, contiene vitaminas y minerales esenciales y es rico en Omega-3, indispensable en la edad temprana para el mejor desarrollo de los ojos y el cerebro. Además de todos estos beneficios, el atún enlatado es versátil y práctico. Por estas razones, la FDA y la EPA recomiendan a las mamás ofrecer a su familia pescado, incluyendo atún enlatado, semanalmente.

¿Ha aumentado la cantidad de mercurio en las latas de atún?

No. Estudios recientes han encontrado que la cantidad de mercurio en una lata de atún no ha incrementado en los últimos 25 años. 

De hecho, un estudio por parte de la Universidad de Princeton, patrocinado por la EPA, comparó las concentraciones de mercurio en el Atún Aleta Amarilla pescado en la costa de Hawai en 1998 con la cantidad de mercurio del mismo atún pescado en la misma área en 1971. El estudio demuestra que los niveles de mercurio no han incrementado con el paso de los años.